9/6/17

[Italia 1] La isla de Sicilia. Desde Palermo a Messina, por la costa norte



En Palermo la mitad de la ciudad duerme el domingo, pero no sus estatuas que posan radiantes y orgullosas

Ha llegado la hora de tomar el barco para cruzar el mediterráneo. Muchos controles al abandonar Túnez, muchas preguntas, pero ahí estoy yo con toda la paciencia del mundo y la bicicleta cargada de entusiasmo para conocer Italia. El barco fue otra historia, espuma al suelo y saco de dormir, para mi fue un camping más, pero en los comedores del gran salón.

¡He llegado a Palermo!, pero es domingo, mitad de la ciudad duerme y está cerrada. Un hermano argentino me recibe y me da una calurosa bienvenida a la isla, para comenzar con las mejores energías el pedaleo por Italia. Día siguiente una caminata por la hermosa ciudad, adornados edificios, arquitectura bien colorida, calles pintorescas, mucha esculturas y monumentos, demasiada información para un día, quiero pedalear y ver bosques así es que decido continuar y empezar mi ruta por Italia.

"Nadarás entre los peces mientras ves las casas que cuelgan desde los cerros", así me decían y no lo creía. Saciado de atardeceres, de baños eternos en las quietas y cálidas aguas del mar, de subidas y paisajes desde las alturas, de extrañas ciudades construidas a orillas del mar, así voy cruzando y dejando Sicilia, esa que mezcla los hermosos paisajes de playas con modernas autovías en los cerros. La gente es muy amable, voy comprendiendo pronto el italiano, me animo más que en Francia. Los ciclistas, otra fuente infinita de amistad, me animan, me preguntan si necesito algo, cada vez que paro me preguntan si está todo bien. Los comerciantes al enterarse de mi viaje se alegran y me animan, uno incluso no me deja pagar la cuenta. La Sicilia me va cargando de energías, voy conociendo buena gente en el camino, voy feliz.

Último día de Sicilia decido dejar el mar y tomar el interior. Hermosos caminos asfaltados aparecen entre frondosos bosques. por un momento me olvido del sonido de coches y solo escucho aves en mi ruta. Es un atardecer, lo disfruto sin ver la puesta de sol pero abrazado por el bosque. Mi compañía es el canto de las aves y tres jóvenes scouts con quienes me animo a conversar (o al menos intentar).

Día siguiente, tomar el barco que cruza a Villa san Giovanni, fui víctima de un robo, la naviera me ha robado, me ha cobrado 6 euros por cruzar con la bicicleta (por las motos se pagan solo 7). Intento buscar alternativas, mi cabeza se confunde, no encuentro nada y finalmente pago los 6 euros, con todo el dolor de corazón y billetera, pero hay que continuar, el robo es parte del viaje (escuché muchas veces esa frase).


La Plaza de la independencia, Palermo


Palermo, Sicilia

Palermo, Sicilia

Callejones de Palermo, grafitis, escaleras y muchos gatos


A solo 15 km de Palermo, mi primer campamento con una gran vista al hermoso mar. monte Catalfano

Las casas cuelgan de los cerros y terminan justo en el mar, el suave oleaje les pule sus primeras plantas

playas hermosas y solitarias van apareciendo, aguas transparentes y quietas

Puedo ver las puestas de sol en todo su esplendor, puedo disfrutarlas 
Algunas ciudades son delimitadas por el mar



aparecen grandes autovias cuelgan de enormes viaductos

Este castillo se encuentra cerrado. Alguien decidió comprarlo y ahora vive como rey

Mesa, sombra y mar. Perfecto para tomar un descanso

La mejor comida del día en la mejor hora del día y con el mejor paisaje del día

Más playas hermosas se van cruzando en mi camino

Viejas estaciones de tren sin mantención, se las va llevando el tiempo

Me alejo del mar y me encuentro este maravilloso bosque. me vuelvo a enamorar del camino

Mi ultima noche en Sicilia, en medio del bosque.

Llegando a Messina, las autovías que 

Teatros en Sicilia me recuerdan la frase del caesar "Pan y Circo" 
La despedida de la isla desde el barco, que a propósito, me robaron. Me cobraron 6 euros por la bicicleta (la moto paga 7)



El barco que cruza a Sicilia, noten que tiene vías de tren al interior, ¿Por que?. Por que también el tren es cruzado por el barco

1 comentarios:

Publicar un comentario