4/10/17

[Austria] El camino a Viena y el reencuentro con el río Danubio




Primer cruce por Austria

Había cruzado una pequeña parte de Austria luego de abandonar Suiza, pero fue solo media jornada la que me anticipó como serían mi próximo encuentro con el país. De Bienvenida, un estante con intercambio de libros gratis, ciclovías bien señalizadas y con varias alternativas, decido tomar una ciclovía rural que me lleva entre casas de campo, cruzando entre sus patios y los propietarios en vez de enojarse me saludan amablemente. Fue así hasta llegar a Alemania

Segunda vez, el camino a Vienna

Seguimos con Caterina en ruta, se nos ha sumado Youzef de república Checa, un experimentado ciclista a quien le generamos entusiasmo. Entramos a Austria y una parada de buses con electricidad gratis nos da la bienvenida, muy útil para los viajeros y que además funciona solamente con paneles solares. Desaparecen las ciclovías pero tomamos un circuito de bicicletas que nos conduce por caminos rurales apartados de la carretera, vamos seguros aunque con miedo a perdernos, de pronto un extraño olor nos sorprende, Caterina me dice ¡MIRA!, MARIHUANA. Cientos o miles de plantas de Canabis aromatizan los campos, no hay cercos ni protección alguna, tampoco vigilancia, es extraño pero debemos controlar nuestra maldad interior y conformarnos solo con algunas fotos e impregnarnos de tan agradable aroma.

la sonrisa nos guía, vamos al sur, tenemos por delante Viena. Youzef debe volver así es que nos despedimos y seguimos rumbo a la capital de Austria. Cuando nos faltan unos 30 km logramos ver la ciudad, estamos cerca pero también la noche se avecina, debemos apurarnos. Llegamos a Viena de noche, pero tranquilos por que una perfecta ciclovía nos guía. Entramos por un puente exclusivo para ciclistas y peatones, con una tranquilidad inmensa cruzando el enorme río Danubio (que lo cruzábamos por segunda vez). Nos reciben estatuas, esculturas, edificios perfectamente cuidados, puentes iluminados y la gran catedral de Viena. Estamos cansados pero nos mueve la impresión, hemos llegado a Viena.

Una pareja Austríaca/argentina nos hospeda, nos hace fácil y muy cómodo nuestro paso por la ciudad, que hasta el presente año conserva el título de "La ciudad con mejor calidad de vida del mundo". Debo descubrir y comprobar si es cierto. Tomo mi bicicleta y me adentro en la ciudad, ciclovías hay por todos lados, entran en los cientos de parques que tiene la ciudad, cientos de fontanas ofrecen un agua de una calidad increíble y la gran cantidad de calles con prohibición de coches o velocidad restringida, hacen que MOVERSE POR LA CIUDAD SEA TREMENDAMENTE SENCILLO Y SEGURO. Miles de ciclistas aparecen, no están de viaje como nosotros, se mueven por la ciudad en un ritmo normal de vida, también los tranvías y el metro tienen mucha demanda, los autos se ven poco y se disimulan entre las áreas verdes, ¿Existirá relación alguna en la calidad de vida y el número de coches circulando por la ciudad?, si este ranking tiene razón, entonces claramente son inversamente proporcionales.

Con la mente abierta a que otra ciudad es posible construir abandono Viena, pero mientras preparo mi equipaje algo me falta, un bolso con mi pasaporte, dinero y fotos se ha perdido. ¡Que Problema! Busco por todos lados, no está, busco en mis recuerdos y no lo veo por ningún lado. Intento contactar las casas en República checa donde dormí y no hay noticias, se ha esfumado, que bajón. El pasaporte se puede resolver (aunque estoy en Viena sin dinero ya que estaba en el bolso), el dinero .. bueno, va y viene, pero las fotos y videos me tienen con un pequeño nudo en la garganta, por que quiero compartir con todo el mundo este viaje. Sigo sin noticias y me dirijo a la embajada de Chile en Austria, para intentar sacar nuevos documentos (estoy totalmente ilegal ahora). De camino intento conectar pequeños recuerdos sobre el bolso. ¡ Ahhh ! Me recuerdo tener una llamada perdida en mi teléfono de un número checo, aunque varios días atrás. Le escribo un mensaje y con sorpresa me contesta preguntándome ¿ERES DE CHILE?. Bueno, resultó ser una chica eslovaca que encontró mi bolso en un tren en el sur de república Checa. Ella de momento intentó contactarme y al no poder dejó el bolso en custodia de una estación y escribió de inmediato un e-mail a la embajada chilena en Praga. Así es que debo volver a República Checa donde finalmente recupero el bolso con ABSOLUTAMENTE TODO. Que felicidad, las energías vuelven al viaje, la fé en la humanidad confirmada gracias a la acción de esta chica, sigo feliz por Austria, emprendiendo pronto rumbo a  Eslovaquía.

Estamos siguiendo el Danubio rumbo a Bratislava, de pronto UNA PAREJA DESNUDA APARECE EN NUESTRA RUTA y al cabo de 5 minutos otra y otra, de pronto, miles de desnudos se nos cruzan por todos lados en lo que parece ser UNA PLAYA NUDISTA A ORILLAS DEL DANUBIO. Nunca en mi vida había visto tanta gente desnuda, miles de personas libres tomando sol, haciendo trekking, nadando en el río, nos dan ganas de quitarnos la ropa pero debemos llegar a Bratislava por que me quedan pocos días de permiso, ¡Que mierda!. Finalmente llegamos a un puente donde se indica la frontera, un letrero en el otro extremo nos da la bienvenida, HEMOS LLEGADO A ESLOVAQUIA, podemos oir Bratislava.


Tome un libro y deje otro. Sin registro y sin pago
En LAA, frontera con Eslovaquia


cargando mi teléfono con energía GRATIS generada por un panel solar sobre la parada de autobus

Plantación de Canabis en Austria

Un puente verde. Había oído de esto, pero primera vez que lo veo, es un puente pero no para humanos, sino para otras especies del reino animal.

Esculturas en Viena

Un plaza pública en la ciudad de Vienna se ha llenado de Hamacas. Es el espacio ideal para la siesta del medio día.


La catedral de Viena

Camino a Bratislava, los campos cultivados y el atardecer

Cosecha de zapallos/calabazas

Nuestro último atardecer en Austria

1 comentarios:

Publicar un comentario